domingo 21 de enero del 2018
 
Economía

La Tarantela reabre la ex planta de SanCor Centeno

Ya se realizan tareas de limpieza y mantenimiento. A mediados de diciembre se reanudará la producción de quesos.

   
15/11/2017
La Tarantela, una fábrica de quesos ubicada en la localidad bonaerense de Navarro, que distribuye sus productos en el conurbano y en la ciudad de Mar del Plata, se hizo cargo de la planta que SanCor Cooperativas Unidas Limitada (CUL) cerró a comienzos de marzo último, en la localidad de Centeno, departamento San Jerónimo, 151 kms al sudoeste de la capital provincial, al iniciar un proceso de achicamiento como consecuencia de su delicada situación financiera. La operación de venta fue realizada por una suma cercana a los $ 50 millones, según informes a los que accedió este diario.

Anteayer, un grupo de los 40 trabajadores que aún permanecían en relación de dependencia con SanCor, regresaron a la planta ubicada a la vera de la Ruta Nacional 34, para reanudar tareas de limpieza y mantenimiento de las instalaciones.

La Tarantela distribuye sus productos en el conurbano bonaerense y en la ciudad de Mar del Plata y es muy fuerte en el sector de las pizzerías.

Fundada en los años 20, su creador fue un italiano, nacido en Nápoles, llamado Salvador De Maio. Entre los productos que elabora se destacan la ricota, quesos blandos, semiduros y duros.

“La idea es que en 15 días la planta esté en funcionamiento”, sostuvo Claudio Ordoñez, delegado de los trabajadores de esa planta. “El personal, no en su totalidad, pero si la gran mayoría, está colaborado para que la planta se vuelva a poner en funcionamiento. Estamos haciendo tareas de pintura y limpieza. La idea es que en 15 días se ponga en funcionamiento”, insistió.

Ordoñez recordó que la planta se paralizó hace 7 meses y que tenía 61 empleados. De ese total, 13 aceptaron el retiro voluntario, ya que tenían 55 años de edad y más de 30 de aporte. A otros 6 trabajadores se les ofreció traslado a la planta de Gálvez, pero lo rechazaron y acordaron una indemnización. Ahora somos 38, que es el número que pretende La Tarantela”, explicó.

“Estamos muy conformes porque vamos a estar todos bajo el convenio de trabajo de (la Asociación de Trabajadores de la Industria Láctea de la República Argentina) Atilra y nos van a respetar antigüedad, categoría”, aseguró Ordóñez.

Ante una consulta, el delegado aclaró que aún faltan detalles para el traspaso a la nueva firma, que también se dedica a la elaboración de mozzarella como la planta en cuestión. “Por el momento seguimos como SanCor. Falta poco para cerrar la negociación” con La Tarantela, aseguró.

Estado de situación

La crisis que generó la delicada situación financiera de SanCor, mucho más evidente desde la segunda mitad del año pasado, derivó en decisiones necesarias para evitar el despido masivo de trabajadores. En marzo, la cooperativa con sede en Sunchales procedió a cerrar, además de la planta de Centeno, las ubicadas en Brinkmann, Córdoba, (depósito importante de quesos y acondicionamiento de materia prima para seleccionarla por calidad); Coronel Charlone, Buenos Aires, (elabora roquefort); y Moldes, Córdoba, (queso pasta dura para exportación y mercado interno).

Fueron semanas de negociaciones hasta que los asociados a la empresa aceptaron un plan de reestructuración que le reclamó el gobierno para una asistencia financiera de 0 millones del Fondo para el Desarrollo Económico Argentino (Fondear) con acuerdo de Atilra y las cámaras empresarias vinculadas con la lechería. A mitad de mayo se remitieron $ 200 millones que permitieron saldar los salarios y aportes atrasados.

Progresivamente, la firma recuperó producción y volvió a exhibir productos en góndolas. Aún faltan depositar los restantes $ 2.500 millones. La posición de Venezuela, demorando los pagos de una producción que importó meses atrás, excesivos gastos de funcionamiento y cuestiones de consumo, llevaron a una delicada situación de la cooperativa, que aún no ha podido superar definitivamente.

La compañía láctea presentó recientemente su octavo Reporte de Sostenibilidad, donde se resalta que de un año a otro, el déficit se elevó en un 13,5%. Específicamente, pasó de un rojo de $ 2.421,4 millones en el período 2015-2016 a un total de $ 2749,6 millones en el ciclo 2016-2017, o sea, creció en más de $ 300 millones.

La crisis productivo-financiera de la cooperativa se aceleró sobre todo en los últimos dos años, ya que tres años atrás reportaba pérdidas por unos $ 447 millones (2014-2015).
 
Confirmación
 
El ministro de la Producción de nuestra provincia, Luis Contigiani, también confirmó el acuerdo: “Un nuevo ejemplo de que cuando hay decisión política y compromiso serio de todas las partes se encuentran las soluciones. A mediados de diciembre, 35 trabajadores volverán a producir, tras el acuerdo entre la Tarantela y SanCor”, expresó el funcionario en su cuenta de Twitter.

Definición

El 30 de noviembre es el límite que tiene SanCor para definir su destino a riesgo de quedar expuesta a demandas por parte de los acreedores.

Hasta el momento se mantiene vigente el interés de Fonterra, la cooperativa láctea de Nueva Zelanda, por adquirir la mayoría accionaria.

Las negociaciones parecen ser cada vez más complejas. Fonterra es una entidad cooperativista conformada por 10.500 productores de Nueva Zelanda, quienes son los accionistas de la empresa que congrega así al 90 por ciento de los tamberos de ese país, que además aportan por año 16 mil millones de litros. Lo más cercano a la Argentina que tiene Fonterra es una alianza con Nestlé en Brasil, que recoge y procesa 3.000 millones de litros al año.
Videos

Cargando...

[+] ver galería de videos
Encuesta

© Copyright 2018 - 3470.com.ar - Todos los derechos reservados. Normas de confidencialidad y privacidad.