El Madrid, finalista con otra polémica