A Delpo, Nueva York lo inspira