En 2018 los salarios registraron la mayor caída desde la crisis del 2002