viernes 20 de julio del 2018
 
Resumen de noticias

Entregan el Nobel de la Paz a ONGs que piden el desarme nuclear

En Oslo alertaron contra el riesgo de "destrucción de la humanidad" que comporta la existencia de miles de armas atómicas en manos de nueve países

   
11/12/2017
Los militantes antinucleares que ganaron el Nobel de la Paz, alertaron al recibirlo en Oslo que la "destrucción de la humanidad" puede depender simplemente de que alguien "pierda los estribos". La federación de ONG pacifistas ICAN recibió el premio en la capital noruega, a la vez que los demás Nobel eran entregados en Estocolmo.

"¿Será el fin de las armas nucleares, o acaso será nuestro propio fin?" preguntó desde el estrado Beatrice Fihn, directora de la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN). La ICAN, que agrupa a unas 500 ONG de un centenar de países y lleva años alertando del peligro que constituyen este tipo de armas, recibió el premio en presencia de varios supervivientes de los bombardeos estadounidenses de Hiroshima y Nagasaki, que según sus estimaciones dejaron 220.000 muertos en 1945.

La entrega de este Nobel se produce este año en un contexto en que las tensiones en Corea alimentan los temores de una guerra. Pyongyang ha multiplicado en los últimos meses sus ensayos nucleares y disparos de misiles de tipo balístico, intercambiando belicosas amenazas con Donald Trump. A su vez, Corea del Sur y Estados Unidos han realizado importantes maniobras y aumentado sus arsenales en la región. "La manera racional de proceder es dejar de vivir en condiciones en las que nuestra destrucción sólo depende de que alguien pierda los estribos" dijo Fihn, al exhortar a que el mundo se deshaga de sus armas nucleares.

La ICAN registró una importante victoria cuando Naciones Unidas aprobó en julio un tratado que las prohíbe. El documento, adoptado por 122 países a pesar de la oposición de las nueve potencias nucleares, tardará muchos años en entrar en vigor, pues tiene que ser ratificado antes por al menos 50 firmantes. De momento, sólo tres países —la Santa Sede, Guayana y Tailandia— han ratificado el tratado. En tanto, y dentro del marco de los acuerdos de limitación de armas estratégicas firmadas luego del fin de la Guerra Fría, Estados Unidos y Rusia han eliminado miles de armas nucleares. Pero se han reservado cada una unas 1.600 armas nucleares. Además, Rusia está desplegando nuevas y EEUU se prepara a hacerlo en el futuro próximo. A su vez, China, no sujeta por ningún tratado de limitación de su arsenal, aumenta en silencio sus misiles intercontinentales con cabezas nucleares y submarinos con capacidad de ataque nuclear.

Pese a ello, "el mensaje principal de la ICAN es que el mundo no puede nunca ser seguro mientras tengamos armas nucleares", subrayó la presidenta del comité Nobel, Berit Reiss-Andersen, en su discurso de entrega del Nobel. "La amenaza de una guerra nuclear es ahora la más elevada desde hace tiempo, sobre todo debido a la situación en Corea del Norte", agregó.

En señal de rechazo, las potencias nucleares occidentales —Estados Unidos, Francia, Reino Unido— no enviaron, contrariamente a lo que es habitual, a sus embajadores a la ceremonia del Nobel, y solo a diplomáticos de segundo nivel.

Para estas potencias , las armas nucleares son un instrumento disuasivo que permite evitar conflictos. La mejor prueba histórica de esto, alegan, es la misma Guerra Fría: sin la amenaza de la aniquilación nuclear recíproca, los dos bloques de naciones liderados por EEUU y la URSS hubiesen sin dudas entrado en guerra. Para los pacifistas premiados y para el comité Nobel, en cambio, "las armas nucleares son tan peligrosas que la única medida responsable es trabajar para su desmantelamiento y destrucción".

Entre los asistentes a la ceremonia que sobrevivieron a bombardeos nucleares figuraba la japonesa Setsuko Thurlow, que recibió el Nobel en nombre de la ICAN junto a Fihn. Ante el rey de Noruega, la mujer de 85 años relató el horror que tuvo que padecer. Thurlow tenía 13 años cuando la bomba "A" explotó sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945: ahí asistió a la muerte omnipresente, vio a supervivientes formando una "procesión de fantasmas", con los ojos desorbitados o los intestinos emergiendo. Fue el "infierno en la Tierra" dijo la octogenaria.

Hay actualmente unas 15.000 armas nucleares. "Nueve naciones amenazan aún con incinerar a ciudades enteras, destruir la vida en la Tierra, convertir en inhabitable nuestro bello mundo para las futuras generaciones" lamentó Thurlow. Además del quinteto nuclear citado, se suman India y Pakistán, Israel y Corea del Norte. "Las armas nucleares no son un mal necesario, son el mal absoluto" agregó la anciana japonesa.
Videos

Cargando...

[+] ver galería de videos
Encuesta

© Copyright 2018 - 3470.com.ar - Todos los derechos reservados. Normas de confidencialidad y privacidad.